Un foro organizado para reflexionar sobre la huelga feminista del pasado mes de marzo, las acciones desarrolladas hasta el momento por la plataforma nacional y cuyo objetivo fundamental es la puesta en común de los diversos grupos de trabajo y aprobar actuaciones a seguir de cara a la convocatoria del 8 de marzo de 2019.

Esta cita contribuirá a visibilizar la diversidad del movimiento de mujeres de modo transversal, con la presencia también de colectivos desfavorecidos, de mujeres que sufren la prostitución, de mujeres migrantes, de colectivos LGTBi, entre otros.

Ana , , y Mar Molina componen la representación de la Plataforma en el III Encuentro feminista y aportaran las experiencias que se vivieron el pasado 8 de Marzo en Toledo y en Castilla-La Mancha.

, portavoz de la delegación de la Plataforma, sostenía “la importancia de los lazos, los afectos, el cuidado, el querernos y reconocernos, a la hora de construir y de relacionarnos serán clave en la realización del encuentro; dentro de las múltiples posibilidades que tenemos de tender puentes entre nosotras es el momento de sentarnos a construir imaginarios culturales comunes, poner sobre la mesa una agenda política común feminista antirracista. Trabajar juntas y cuidar para fortalecer este Movimiento colectivo que ha supuesto la creación de una red de referentes a nivel estatal y global en la pasada jornada histórica del 8 de marzo”.

Para finalizar Miranda añadía que “también es el momento de revisar la dinámica de opresiones y privilegios que manejamos, y establecer juntas las pautas con las que encontrar lugares comunes para nuestras reivindicaciones feministas, tendiendo puentes entre los diversos Feminismos. Otros lazos humanos son posibles, lejos de la lógica patriarcal. Generar agenda, unirnos, fortalecer y reafirmar los lazos que han surgido tras el pasado 8 de marzo son el objetivo de este encuentro, para reclamar y visibilizar nuestra fortaleza, haciendo sinergias con incidencia desde el ámbito local al global”.

Es característica intrínseca del tender puentes entre las diferentes demandas y Movimientos Sociales. En los 8M de los pasados dos años muchas mujeres no han podido o han decidido no participar en el paro y la huelga general convocadas, ya sea por precariedad extrema o por no sentirse representadas por las demandas generales del movimiento. Por ello, hacen un llamamiento específico a diversos colectivos con los que quieren forjar alianzas, debatir y analizar sus diferentes necesidades para así consensuar medidas inclusivas y representativas para todas las mujeres.

“Queremos construir todas juntas el lugar común desde el que elaborar resistencias ante todas las violencias que nos atraviesan” terminaba diciendo Ana Miranda.