Las once bodegas y cooperativas que han participado en este encuentro han sido Agrovillarta, , Arrayán, Cartema, , Condes de Fuensalida, Santo Domingo de Guzmán, Nuestra Señora de la Natividad, Canopy, Viñedos de Camarena y Viñedos Tavera.

El presidente de la Denominación de Origen Méntrida, , ha destacado que este año ha “tenido una cosecha muy corta debido a las heladas del mes de marzo que se cepillaron el 25 por ciento” de la misma, añadiendo que este año ha sido “muy seco” con un verano “excesivamente caluroso”, que ha hecho que la merma total de la campaña haya sido “de casi el 40 por ciento, lo que supone un problema para muchas bodegas pequeñas”.

Alonso Cuesta ha afirmado que este año “no habrá problema para seguir suministrando vino”, precisando que las dificultades pueden llegar “cuando haya que sacar la añada 2017 en uno o dos años”, porque habrá “menos vino”. El presidente ha dicho que la calidad de la añada ha sido “extraordinaria”, con una media de 1.500 y 2.000 kilos por hectárea que ha hecho que “el fruto que hemos vendimiado haya dado un producto muy bueno”.

“Apostamos por la garnacha y pedimos a la Administración que nos ayude a mantenerla, ya que es la base de nuestros vinos”, ha afirmado al tiempo que ha demandado “se ayude a los productores ya que es muy difícil mantener una explotación”.

A preguntas de los medios, el presidente ha concluido que a nivel de exportaciones, “la garnacha es lo que se lleva ahora en el vino”, añadiendo que esta variedad está muy solicitada. “Nos lo piden en todo el mundo”, ha afirmado.

“Los pedidos que tienen las bodegas de Méntrida de garnacha son tremendos, ya que vendemos en , China, Noruega o Canadá”, ha asegurado Cuesta, explicando que se embotellan “más de un millón de botellas al año y unas 500.000, que van a exportación”, esto supone una “cantidad importante” para la Denominación de Origen Méntrida.

De otro lado, el enólogo de la Cooperativa de Méntrida, , ha aseverado que la uva ha llegado “bastante bien” y que la elaboración “está transcurriendo de manera correcta”, añadiendo que el problema de la campaña tan escasa va a ser “poder abastecer nuestras demandas actuales y el conseguir el que las cantidades lleguen”, ha finalizado diciendo que la calidad de la uva tiene “mucha fuerza, personalidad y potencia”.