Según ha informado el PSOE en nota de prensa, el PP acusaba al alcalde y los tres concejales de haber actuado de manera ilegal en el procedimiento de contratación un arquitecto y un aparejador llevado a cabo entre abril y junio de 2016. “Es decir, que todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento de Méntrida, salvo el PP, habían actuado a sabiendas en contra de las normas legalmente establecidas”, han señalado los socialistas.

En su opinión, la justicia se ha pronunciado “con claridad” apuntando que “no resulta debidamente justificada la perpetración del delito que dio motivo a la formación de la causa”, por lo que para el PSOE “ha quedado claro que la intención del PP de desacreditar a los grupos políticos rivales se ha visto frustrada de manera rotunda y que tanto el alcalde como los concejales actuaron conforme a la ley”.

“Todos los intentos del a cinco meses del proceso electoral por desacreditar nuestra labor política y la de nuestros compañeros han sido en vano y criticamos con firmeza que solo buscasen asociar corrupción a nombres de gente respetable con la intención no declarada de intentar dañar su imagen y la de las siglas de los partidos que representan en vísperas de las elecciones. Ahora la justicia ha puesto a cada uno en su lugar, como también pusieron ya las urnas a cada uno su lugar”, han aseverado desde el PSOE.

Los socialistas han concluido manifestando que esta sentencia judicial “es una muestra palmaria del desatino del PP en la manera de entender lo que significa trabajar dignamente para nuestro pueblo y para nuestras gentes”.