La consejera de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, ha inaugurado este miércoles “después de muchísimos avatares” el nuevo sistema de depuración conjunto para las localidades toledanas de Palomeque, El Viso de San Juan y Cedillo del Condado, cuya obra se iniciaba en 2008 siendo paralizada por el Ejecutivo autonómico en diciembre de 2011 para retomar su construcción a finales de 2014. Depurará las aguas de municipios que suman alrededor de 9.000 habitantes

Concluida la obra durante el presente mandato, el grupo de depuración se recibió y puso en servicio en los compases finales del pasado año tras una inversión de 6,6 millones de euros. El sistema consiste en una Estación Depuradora de Aguas Residuales Urbanas (EDAR) situada en Palomeque y que dará cobertura a los tres municipios apoyada en dos estaciones de bombeo, una en Cedillo del Condado y otra en El Viso de San Juan y en los correspondientes colectores e impulsiones que dirigen los vertidos hasta la planta.

Según ha informado en nota de prensa la Junta, con un volumen previsto de tratamiento de casi 600.000 metros cúbicos anuales, este grupo tiene capacidad para un máximo de 4.000 metros cúbicos diarios, lo que equivale a 20.000 habitantes para dar cobertura a hogares y empresas en una zona donde habitan en la actualidad alrededor de 9.000 personas.

La consejera ha visitado la EDAR de Palomeque junto al director de la , , el personal técnico de la entidad Infraestructuras del Agua y de la propia planta, así como los alcaldes de las tres localidades, , y . También han asistido los presidentes de las mancomunidades de La Sagra Alta, , y de La Sagra Baja, .

La planta principal que limpia las aguas que llegan a través del sistema cuenta con un sistema de depuración biológico de aireación prolongada con dos líneas de tratamiento. El diseño de la EDAR permite la eliminación de nitrógeno y fósforo hasta los límites marcados por en la Directiva 91/271, cumpliendo así los requisitos para el tratamiento más riguroso.

38 PROYECTOS RETOMADOS

En este marco, según ha explicado Elena de la Cruz, el actual Gobierno ha retomado los proyectos y obras de 38 depuradoras en toda la región cuya construcción se encontraba avanzada seis años atrás. Estas instalaciones forman parte de las 157 que fueron paralizadas por el Ejecutivo anterior, obras cuya interrupción causó la pérdida de 30 millones de euros de fondos europeos.

El Gobierno regional está invirtiendo entre los ejercicios 2016 y 2017 un total de 32 millones de euros en terminar depuradoras inacabadas, muchas de las cuales han sufrido destrozos o robos de piezas y materiales a consecuencia del abandono.

Además, está desarrollando un amplio Plan de Depuración con el que pretende alcanzar a todos los núcleos de población de Castilla-La Mancha que no cuentan con sistemas de limpieza de las aguas antes de su devolución a la red fluvial. El Gobierno de Castilla-La Mancha gestiona en la actualidad una cifra próxima a las 200 EDAR en toda la geografía regional a través de Infraestructuras del Agua.