Un dispositivo de Cruz Roja dispuesto para atender hasta a medio millar de personas se ha desplegado en el polideportivo de para atender a los vecinos desalojados que quieran pernoctar allí.

El incendio, que se ha declarado sobre las 18.00 horas en la localidad toledana de Almorox, ha evolucionado en dirección norte hasta llegar a última hora de la tarde al término municipal de Cadalso de los Vidrios, a unos 14 kilómetros de distancia de Almorox.

El viento y las altas temperaturas han contribuido a que se originara el incendio que, según las primeras estimaciones facilitadas por el delegado del gobierno en Castilla-La Mancha, , afecta a una superficie de entre 500 y 600 hectáreas, aunque ha pedido prudencia por ser una previsión muy temprana con un fuego todavía en evolución.

El tipo de vegetación, fundamentalmente pinar, ha ayudado a que el fuego llegara hasta el sur de la Comunidad de Madrid y el viento la noche de este viernes ayudaba a que el fuego evolucionara en dirección a Rozas de , a poco más de 5 kilómetros de Cadalso.

En cualquier caso, el fuego permanece descontrolado y afecta a una importante superficie. Además, las llamas avanzan con mucha fuerza la noche de este viernes.

La Comunidad de Madrid y la Delegación del han solicitado la activación de la (UME), que ha enviado a la zona siete dotaciones con unas 60 personas para colaborar en las labores de control del incendio.

y (ASEM) 112 ha activado a última hora de la tarde de este viernes el nivel 1 del Plan de Protección Civil de Emergencias por Incendios Forestales (INFOMA), mientras que desde la Junta de Castilla-La Mancha también se ha decretado el nivel 1 de peligrosidad.

En la parte madrileña, trabajaban en el lugar la noche de este viernes diez dotaciones de los Bomberos de la Comunidad de Madrid, tres retenes forestales y dos bulldozer para realizar cortafuegos. Asimismo, se han sumado a los trabajos cinco helicópteros de la Comunidad de Madrid, aunque se han tenido que retirar con la caída de la noche.

Por su parte, desde Castilla-La Mancha, han trabajado en los trabajos de control del incendio hasta 10 medios aéreos, con 18 personas, que igualmente han abandonado las labores con la llegada del ocaso. Permanecen en la zona 13 medios de extinción terrestre, con 47 personas, así como otros 16 efectivos de personal interno.