La investigación comenzó el pasado mes de enero cuando se recibió en la Comisaría de Talavera de la Reina un comunicado anónimo que alertaba de la presencia de una posible plantación de marihuana en el interior de una vivienda unifamiliar de la localidad de dicha localidad, ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.

Una vez localizado el inmueble que centraba las sospechas, los agentes comprobaron que la vivienda disponía de una edificación en la azotea que por sus características podría albergar un cultivo ilegal de marihuana.

El registro domiciliario desveló que efectivamente se había habilitado la construcción de la azotea del edificio para albergar un cultivo compuesto por 230 treinta plantas de “Cannabis Sativa” en estado inicial de crecimiento.

La estancia se había dividido en dos partes y estaba completamente aislada para conservar la temperatura interior y evitar que el olor delatase la localización de la plantación ilegal.

El único detenido es un varón, de 48 años de edad, que carecía de antecedentes y que tendrá que responder por la presunta comisión de un delito contra la salud pública.