La concejala de Igualdad, , ha participado este jueves en la presentación del libro ‘Mujeres que se opusieron a la Primera Guerra Mundial’ de Mujeres de Negro contra la guerra que constituye un homenaje a “muchas mujeres olvidadas por la historia, para darles visibilidad, traerlas a la luz y que nos permitan conocerlas y reconocerlas”.

Según ha mantenido Sandoval, es el caso de mujeres como Rosa Luxemburgo, , o . “Todas ellas podrían sentirse orgullosas porque su lucha no ha sido en balde, muchas mujeres en el siglo XX y XXI han tomado su testigo y se unen para seguir diciendo no a la guerra, no a la vulneración de los derechos humanos”.

La edil de Igualdad ha destacado de todas ellas su capacidad para buscar alternativas a la violencia, para dar respuesta al conflicto y sentar las bases a una convivencia basada en otros valores distintos que el del poder o la superioridad del uno sobre el otro.

En esta reivindicación, la edil ha elogiado el papel que desarrolla Mujeres de Negro contra la guerra, una red internacional que crea lazos solidarios con los movimientos civiles que sufren guerra o conflicto, ejerciendo su labor como altavoces de sus denuncias y reforzando un compromiso común ante las injusticias y violaciones de los derechos humanos.

“Combatir la invisibilidad”

Inés Sandoval ha concluido su turno de palabra destacando el “papel esencial” que encarna esta organización, por “combatir la invisibilidad histórica donde las mujeres solemos quedar fuera de los relatos” a través del libro expuesto hoy y también ha aludido a los términos pacifismo y feminismo, por estar íntimamente ligados.

La representante municipal ha expresado que el pacifismo que surgió con fuerza en los años 60 y 70 está asociado a un activismo feminista, entre otros movimientos. “De hecho, ha concluido, las protagonistas de este libro son las que sentaron las bases del feminismo y del pacifismo que conocemos hoy en día”.

Por su parte, y Luz González de Mujeres de Negro contra la guerra (), han aludido entre otras a la “sorpresa” que ha supuesto el trabajo y la implicación de estas mujeres que “dieron ideas de qué se tenía q hacer para que terminara la guerra y sus propuestas”.

Por ello, han mantenido también que “recuperar su memoria es recuperar su modelo se trabajo”, para que universalice una cultura contra la guerra que ha sido una herramienra para solucionar conflictos pues hay opciones de aprender a dar otra respuestas desde la política y la negociación.