Según ha informado en nota de prensa la Delegación del Gobierno, las pesquisas comenzaron cuando el perjudicado interpuso denuncia, después de que una operadora de telefonía le reclamara una deuda cercana a los 1.500 euros relativa a dos líneas que él nunca había dado de alta.

Los agentes identificaron finalmente a la presunta autora de los hechos, resultando ser una mujer que se había encontrado con el DNI en la calle, utilizándolo para obtener una tablet de alta gama que le fue entregada después de efectuar las altas y de la cual hizo entrega en Comisaría en el momento de su detención.