Las investigaciones comenzaron después de que se recabaran diversas informaciones relativas a la existencia de una persona que sería responsable de la introducción de cocaína en Talavera de la Reina, sustancia de la que se proveía en Madrid a donde viajaba tres o cuatro veces por semana para hacerse cargo de pequeñas cantidades de la droga, con el fin de minimizar posibles pérdidas y riesgos en caso de ser objeto de algún tipo de intervención policial, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

A medida que avanzaron las pesquisas los agentes pudieron averiguar que esta persona facilitaba la droga posteriormente a varios colaboradores, que eran quienes la ponían finalmente a disposición de los consumidores al “menudeo”.

La fase final de la operación tuvo lugar el pasado doce de enero, cuando dos de los colaboradores fueron detenidos, después de recibir 11 gramos de cocaína por parte del cabecilla, que igualmente fue detenido, realizándose un registro en su domicilio en el que fueron intervenidos 30 gramos de cocaína, 7.000 euros en efectivo y diversos útiles destinados a la adulteración y manipulación de la droga.

Con esta operación la Policía Nacional corta una de las vías de entrada de droga en la ciudad que se estima entre 500 y 600 gramos mensuales de cocaína.