Las investigaciones comenzaron a raíz de recabarse informaciones de ciudadanos residentes en las cercanías del cementerio, que alertaban de la de la frecuente presencia de un varón que se estaba dedicando a la distribución de droga en esa zona, según ha informado la Delegación del Gobierno en una nota de prensa.

Gracias a la colaboración ciudadana y a los dispositivos que la Policía Nacional estableció, ha podido detenerse al presunto autor de los hechos cuando se disponía a vender dos gramos de cocaína a un cliente.

La operación ha culminado con un registro en el domicilio del detenido en donde los agentes se incautaron de 150 gramos de cocaína que ya estaban dispuestos para su distribución.