Las investigaciones comenzaron después de que se tuviera conocimiento del robo cometido durante la madrugada del pasado 6 de febrero en un bar del polígono residencial, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Los agentes se desplazaron hasta el lugar donde presuntamente se podría estar produciendo un robo con fuerza, comprobando que la luna había sido fracturada con una tapa de alcantarilla. Cuando el propietario del local llegó a su establecimiento pudo comprobar que habían sido sustraídos 580 euros que se encontraban depositados en la caja registradora.

Las pesquisas de los agentes condujeron a la identificación y detención del presunto autor de los hechos, resultando ser un varón que horas antes había visitado el bar con el fin de poder planear aquellos.

Además, al detenido también se le imputa un segundo robo con fuerza, en este caso en grado de tentativa sobre otro establecimiento de hostelería próximo al cual no llegó a acceder debido a que la luna no pudo ser fracturada.