Según ha informado en nota de prensa la Guardia Civil, las investigaciones comenzaron después de recabarse informaciones relativas a que en una vivienda de Magán se pudiera estar cultivando y vendiendo marihuana. A partir de ese momento y en colaboración con la de dicho municipio, se pudo identificar la vivienda en cuestión.

La operación culminó con la detención de los presuntos autores y la realización de un registro domiciliario, incautándose los agentes de 26.8 kilos de cogollos que estaban en proceso de secado, así como de 276 plantas en fase de crecimiento y cuyo peso conjunto superaba los 66 kilogramos.