Según ha informado la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, el robo tuvo lugar después de que el restaurante cerrara. hacia las 18.00 horas. El propietario del establecimiento fue alertado varias horas más tarde por la central de alarmas de la presencia de personas en el interior del local, que habían sido detectadas gracias a las cámaras de seguridad.

Cuando los agentes llegaron minutos después, pudieron comprobar que la puerta del restaurante se encontraba apalancada y el interior del negocio revuelto, echándose en falta la recaudación de dos cajas registradoras, localizándose también una televisión plana caída en el exterior y con la pantalla fracturada.

Las pesquisas de los agentes condujeron a la identificación, localización y detención de los dos presuntos autores de este robo, residentes en el poblado chabolista situado en las inmediaciones.

Además, a los detenidos se les imputan otros cinco robos con fuerza cometidos recientemente en otras propiedades cercanas, dos de ellos en la escuela taurina, dos en casas de campo y otro en el mismo restaurante del campo de tiro.