Para Gutiérrez, la labor desarrollada por la Fundación resulta “fundamental para que el bienestar personal y familiar de los destinatarios del programa sea una realidad”, según ha informado la Diputación en una nota de prensa.

La Institución provincial, que desarrolla un abanico de actividades culturales y deportivas, coincide con la filosofía de un proyecto que “busca favorecer el desarrollo personal y social de las personas con discapacidad intelectual, fomentar la integración social en los ámbitos cultural, deportivo y ocio normalizado”.

La colaboración entre la Diputación y la Fundación Madre de la Esperanza también contribuirá al desarrollo artístico, creativo, social y cultural de las personas con discapacidad diferentes, incidiendo en la aceptación y el respeto de las diferencias personales en todos los ámbitos sociales del deporte, la cultura y el ocio.

El proyecto subvencionado por la Diputación lleva ejecutándose desde hace una década y en ese tiempo ha apoyado directamente a más de cien personas.

Uno de los aspectos más relevantes del programa de cultura, deporte y ocio normalizado es el papel y participación de los voluntarios, que se convierten en agentes de cambio social y aportan relaciones significativas y apoyos a las personas con discapacidad fuera de los entornos familiar y laboral.