El presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, y el delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, han mostrado hoy su apoyo a la declaración de zona catastrófica para las comarcas toledanas que han sufrido cuantiosos daños como consecuencia de las tormentas de granizo registradas los últimos días de agosto.

Álvaro Gutiérrez y Javier Nicolás mostraban su total acuerdo con la Proposición No de Ley que el Grupo Parlamentario Socialista, a través de los diputados toledanos y , presentaba ayer en el Congreso de los Diputados pidiendo al un Real Decreto Ley específico para reparar los daños que las tormentas han causado, especialmente en la agricultura, en distintas localidades de la provincia de Toledo.

Ambos dirigentes hacían estas declaraciones junto a los alcaldes de las localidades de Alcaudete de la Jara, ; Aldenueva de Barbarroya, ; y Belvís de la Jara, , minutos antes de mantener una reunión con ellos en la que los ediles les han trasladado una evaluación de los cuantiosos desperfectos que la intensa granizada del pasado lunes ha producido en sus municipios.

Álvaro Gutiérrez compartía la preocupación de estos alcaldes, así como la del resto de regidores de la provincia de Toledo cuyas localidades también se han visto afectadas por las tormentas y que suman unas 15 de las comarcas de la Jara, la Vicente, Torrijos o la Mesa de Ocaña, que se han dirigido a la Diputación solicitado colaboración.

En este sentido, el presidente de la Diputación de Toledo destacaba que “hay una buena parte de la provincia muy afectada en su economía productiva agraria y también en las infraestructuras con cuantiosos daños materiales”.

Desde la Institución provincial, reiteraba Gutiérrez, “les estamos ofreciendo toda la colaboración que está al alcance de nuestra mano” y “las brigadas de mantenimiento de la Diputación se encuentran trabajando en estos momentos full time en la limpieza y reparación de las infraestructuras para ayudar a la vuelta a la normalidad de los municipios afectados”.

Así mismo, resaltaba la importancia de que el Gobierno Central acepte la Proposición que en el Congreso de los Diputados le han hecho el Grupo Parlamentario Socialista y “formule un Decreto Ley que ayude a paliar todo este desastre en las comarcas afectadas”.

“Estamos hablando -concretaba el presidente de la Diputación- de créditos blandos, pero también estamos hablando de moratorias en el pago de obligaciones a la Seguridad Social, de ayudas y de aportaciones a los seguros agrarios”.

Evaluación de daños Por su parte, el delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, manifestó también su preocupación por los graves daños sufridos en amplias zonas de la provincia y explicó que las Oficinas Comarcales Agrarias (OCAs) están evaluando los daños que se han producido en la agricultura en diferentes zonas de la provincia para poder cuantificarlos económicamente.

Aunque la zona de La Jara ha sido de las más afectadas, Nicolás señaló que otras zonas se han visto también afectadas y que a la aceituna, frutos de cáscara, maíz, etc., también se ha visto afectada viña.

Por ello, Nicolás insistió en la necesidad de que el Gobierno central atendiese la petición de declaración de zona catastrófica, pues es la única manera de lograr que llegue algún tipo de ayudas a los afectados.

En este sentido, Nicolás se refirió a la importancia de los seguros agrarios para poder soportar este tipo de situaciones e indicó que “Cospedal cometió un grave error al disminuir la dotación de ayudas a los seguros agrarios, con lo cual ha logrado hacer que a los agricultores no les resultara interesante hacer los citados seguros agrarios”.

“Hay que hacer un estudio y ver cómo se pueden incrementar los dotaciones de ayudas para los seguros agrarios, porque realmente asegurar las cosechas es la forma más adecuada para afrontar este tipo de situaciones y asegurarse las producciones”, concluyó Nicolás.

Por su parte, el alcalde de Belvís de la Jara aseguraba que han sufrido “el diluvio que ha dejado destrozados a los municipios de Belvís de la Jara, Aldeanueva de Barbarroya y Alcaudete de la Jara” y “que, por ejemplo, la cosecha de aceituna ha quedado en un 80% en el suelo y traemos alrededor de 2.000 expedientes de daños en viviendas, naves agrícolas, etc”.

Por ello, pedían la ayuda de la Diputación de Toledo y de la Junta de Comunidades “para ver si somos capaces, entre todos, de que se declare zona catastrófica”.