El convenio ha sido rubricado este martes en un encuentro en el que presidente de Cáritas Diocesana de Toledo, Antonio Espiladora, ha entregado al presidente de la institución provincial, , la memora anual de la organización del año 2016, según ha informado la Diputación en una nota de prensa.

El objetivo principal del acuerdo es contribuir a “solventar las situaciones de pobreza y exclusión social que se están produciendo en la provincia, con el fin de atender al mayor número de personas y familias que atraviesan serias dificultades”.

El destino de ese dinero se empleará en paliar necesidades básicas y esenciales de las familias más necesitadas, como puede ser la adquisición de productos alimenticios de primera necesidad, ropa, medicamentos y material escolar, o también la colaboración económica para el pago de recibos de luz, agua, gas, alquileres y complementos alimentarios de escolares, entre otras cuestiones.

La Diputación ha querido reconocer así “el enorme esfuerzo y compromiso” de los voluntarios y técnicos de Cáritas Toledo con quienes precisan de ayuda, basando su labor en “la defensa de la dignidad de las personas y la formación como fundamentos de la vida diaria y la incorporación gradual al mercado laboral”.