Desde el ejecutivo que preside Álvaro Gutiérrez se comparten los objetivos de un proyecto que busca cubrir las necesidades familiares de alimentación y vestido, así como económicas que permitan mantener la vivienda y los gastos esenciales, ha informado la Diputación en nota de prensa.

Además, el proyecto contempla la intervención de Cáritas en los casos de conflicto familiar y social, con especial atención a los casos en los que aparezcan menores en riesgo, y realizar acompañamientos a aquellas personas que lo soliciten.

Para el Gobierno provincial resulta imprescindible ayudar a las familias y a sus integrantes de manera personal y global, de cara a prevenir situaciones familiares complicadas, derivadas de la situación particular de cada unidad familiar.

Es por eso que desde la Diputación de apela a la solidaridad para evitar la exclusión social o la desestructuración familiar, motivo que lleva a la Institución a apoyar a Cáritas Diocesana para que acompañe a quienes así lo solicitan en las cuestiones vitales ligadas a la dignidad de las personas, como el derecho a la vivienda y al trabajo, la atención sanitaria, el acceso a la educación, y asegurar la atención de las necesidades básicas de alimentación.

El compromiso del con el proyecto de Cáritas Diocesana de responde a la voluntad institucional de tener a las personas y su bienestar en el centro de la acción política, para que la igualdad sea una realidad en la sociedad toledana.