En nota de prensa, la Diputación ha indicado que dicho barco “resulta innecesario dado el carácter inejecutable del proyecto turístico que se pretendía llevar a cabo en el entorno del yacimiento arqueológico existente, tal y como quedó acreditado a raíz del acuerdo adoptado por el Pleno , en sesión celebrada el 24 de noviembre de 2017”.

El contrato de venta que se proyecta, tiene carácter privado. La adjudicación del contrato se hará por procedimiento abierto mediante un único criterio de valoración a favor del licitador que oferte el precio más alto por el bien objeto del presente contrato.

En el presupuesto de licitación —344.850 euros— no está incluido el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales ni cualquier otro tributo o gasto que pueda gravar la enajenación objeto de contratación, que será siempre por cuenta del adjudicatario.

Las ofertas económicas que presenten los licitadores no podrán ser en ningún caso inferiores al importe señalado como presupuesto mínimo de licitación, estando previsto que la licitación del contrato se anuncie en el Boletín Oficial de la Provincia de Toledo y en el Perfil de Contratante de la Diputación de Toledo.

Una vez que se haya llevado a cabo esta enajenación se procederá a dar de baja en el Inventario de Bienes y Derechos de la Corporación, el bien enajenado.

Una vez adjudicado el contrato para la enajenación del buque de nueva construcción para navegación fluvial en el embalse de Azután se procederá a la rescisión del contrato formalizado con el Real Club Náutico de Ribadeo, en virtud del cual el buque propiedad de Diputación Provincial de Toledo se encuentra varado en las instalaciones de Marina Seca de aquel.