Alcaraz ha realizado estas manifestaciones durante un desayuno-coloquio sobre reestructuración bancaria que la (APD) ha celebrado en , en el que también ha participado el consejero de Hacienda, .

En este foro, Alcaraz ha dicho que la reducción de empleo que se ha producido en el sector financiero durante la crisis es superior a la producida en “la famosa crisis de los astilleros”, aunque “la diferencia es que en otros sectores los ajustes han sido dramáticos e incluso violentos”.

Tras incidir en que en España, durante 10 años, se construyeron tantas viviendas como en el resto de todos los países de juntos y que eso se convirtió en la “larva de la crisis del sector financiero”, ha defendido que este sector, por su gran exposición al ‘ladrillo’, ha tenido que hacer un esfuerzo de saneamiento de esos activos y para ello ha tenido que deteriorar sus cuentas de resultados en casi 300.000 millones, “una cifra para poner los pelos de punta”.

En el caso de Caixabank, ha añadido que durante los últimos seis años ha tenido que provisionar, “esto es dar pérdidas”, por valor de casi 35.000 millones de euros, “una cifra como para hacérselo pensar”.

CAMBIO DE REGLAS Y CESIÓN DE SOBERANÍA A EUROPA

En otro orden de cosas, el director general de Caixabank ha precisado que la presión regulatoria ha cambiado todas las reglas del juego porque el regulador, “esto es el Estado”, con lo ocurrido “ha tomado la decisión de que no puede haber otra crisis financiera que le lleve al límite” y para ello presiona a los bancos para que estén menos endeudados y les exige más recursos propios para hacer el mismo negocio.

“Estas dos estrategias para regular el mercado ha afectado a la economía en general porque los bancos estaban sujetos a una crisis en la que tenían que asumir pérdidas del sistema”, ha señalado.

Además ha recordado que al sector financiero le han cambiado las reglas del juego y ya no es regulado por el . “Ya no hay que ir a pelearse a Cibeles”, ha dicho Alcaraz, para quien “la mayor cesión de soberanía que se ha hecho hacia la Unión Europea ha sido la financiera”.

“Desde el 1 de enero dependemos de unos señores de y es mucho más incomodo ir allí que a Cibeles —en referencia a la sede del Banco de España—. Un lío descomunal que tendrá un gran impacto de cara al futuro”, ha admitido.

En esta línea, ha dicho que la reestructuración financiera en España no ha terminado, convencido de que se verán “nuevas operaciones” pues todavía hay un exceso de capacidad que justificaría otras integraciones. “Para que el negocio sea rentable es necesario que las entidades financieras reestructuren costes”.

Dicho esto, ha añadido que en paralelo habrá otra reestructuración a nivel europeo “porque no tiene sentido que no haya bancos transfronterizos y este sea un mercado fraccionado”.

En cuanto a la “visibilidad” de la recuperación de la economía española, el director general de Caixabank ha dicho que los datos macros evidencian que la recuperación ha llegado hace varios trimestres, una evidencia avalada tanto por los datos de empleo y la evolución del consumo.

Y es que, ha explicado que desde septiembre u octubre los ciudadanos consumen más, tal y como recogen los terminales de punto de venta de los comercios que la entidad bancaria tiene por todo el país. “El 23 de diciembre esos datáfonos facturaron 230 millones de euros”, lo que, a su modo de ver, “demuestra que esa recuperación está ocurriendo”.

BUENOS RESULTADO DE ESTE PROCESO

Por su parte, el consejero de Hacienda se ha mostrado convencido de que la reestructuración del sistema financiero está dando efectos y está favoreciendo la creación de empleo y que todos los observadores económicos revisen las previsiones al alza.