La decisión fue tomada tras dos asambleas celebradas los días 2 y 7 de febrero en la delegación del Laboral de Castilla-La Mancha, actuando como mediador entre empleados y empresa en . El resultado de estas reuniones ha sido fallido, pues “los trabajadores reclaman el pago de las nóminas de diciembre y enero y una mejora de las condiciones de trabajo”, según ha informado UGT en nota de prensa.

Además, los trabajadores han pedido a la empresa para la que trabajan, SL, que en un futuro cumpla con sus obligaciones de pago de los salarios correspondientes.

Por otro lado, los trabajadores exigen que la empresa designe a un coordinador de la plantilla, figura que ha desaparecido de la empresa hace unos meses al renunciar dos empleados por las “pésimas” condiciones.

Por ello, los trabajadores han exigido a la dirección de la empresa que “supla las carencias de personal que padece la plantilla y cumplan las promesas que había anunciado en la sesión del 2 de febrero ante el Jurado Arbitral”.