Las investigaciones comenzaron cuando el director del Archivo Histórico Provincial de Toledo, acudió a Comisaría a denunciar que un trabajador del del Ayuntamiento había informado de que, navegando por la red, había detectado que en un portal web dedicado a la venta de material de coleccionismo, se estaban subastando documentos históricos de la Audiencia Provincial, según ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.

Las gestiones de los agentes condujeron a la identificación de la persona que se encontraba en posesión de los tres lotes de documentos, de los que hizo entrega a los Policías, afirmando haberlos adquirido en un rastrillo de la provincia de .

Los documentos, de incalculable valor histórico y patrimonial, fueron restituidos al Archivo Histórico provincial, desconociéndose aún cuándo y de qué forma pudieron salir de allí.