Desde Ecologistas en Acción ven “con gran preocupación” la intención del de sustituir la vigente ley regional de radiocomunicaciones 8/2001, que ha sido hasta ahora “un modelo adelantado en España de regulación de las instalaciones de telefonía móvil al partir del principio básico de proteger la salud frente al efecto dañino de la contaminación electromagnética que producen las antenas de telefonía móvil y otras”, según ha informado la organización ecologista en nota de prensa.

En Ecologistas han recordado que hace dos semanas la sometió a consideración del un nuevo texto legal en la materia en el que la carencia más llamativa “resultó ser la retirada como objetivo de la ley de la protección de la salud, precisamente el punto número uno de la ley en vigor desde 2001”.

“De resultas de ello se desprende que el Gobierno regional quiere anular los criterios de protección que frente a la contaminación electromagnética salvaguardan en la actualidad a la población en general y singularmente a los colectivos más sensibles, como son los menores, enfermos y mayores de edad”, ha añadido la organización.

Asimismo, ha señalado que en la actualidad hay vigentes unos niveles de protección que obligan a mantener unas distancias entre antenas y zonas habitadas, que se vuelven más exigentes en relación a centros educativos, hospitales y asistenciales.

En opinión de Ecologistas en Acción, la vigente ley “está en perfecta sintonía” con la Resolución 1815 y , que establece niveles más restrictivos para la protección de la salud de la población expuesta a la radiación electromagnética “siguiendo lo que aconsejan las investigaciones científicas más recientes, muchas de las cuales ya han constatado los efectos biológicos, y no sólo térmicos, sobre el organismo humano, que van desde alteraciones hormonales, cardiovasculares e inmunológicas hasta daños genéticos y cerebrales, con un riesgo mayor para la población más vulnerable como niños, embarazadas, enfermos y ancianos”.

Del mismo modo, ha detallado que para atajar esos posibles efectos nocivos de los campos electromagnéticos se promulgó en 2001 la ley castellano-manchega, que ha definido como “una de las más progresistas de Europa” y que además ha sido avalada por el , que desestimó en 2012 un recurso del Gobierno central sobre una supuesta invasión de competencias y reforzando con la sentencia la legítima autonomía de aquélla en materia de salud.

“Por todo ello, se hace inimaginable que el nuevo texto de la Consejería de Fomento pretenda borrar de un plumazo una ley proteccionista y avalada por el Tribunal Constitucional”, ha lamentado.

LOS COLECTIVOS AMBIENTALES CRITICAN LA PROPUESTA “TODOS A UNA”

Ecologistas en Acción ha comentado que en una reciente reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente los colectivos ambientales criticaron “todos a una y duramente” la propuesta “sin encontrar respuesta en el representante de la Consejería de Fomento”. “De facto, y ante la falta de apoyos a la norma, se puede considerar que el informe sobre la nueva ley se debe considerar totalmente negativo”, ha añadido.

La organización ecologista ha criticado que, con la instalación en Talavera de la Reina y de la red 5G dentro de una prueba estatal, ambas ciudades “se van a convertir en conejillos de indias de una tecnología que ya avanza, por su mayor potencia, unos mayores riesgos de contaminación electromagnética”.

Ecologistas en Acción ha finalizado reclamando al Gobierno regional que “no desproteja la salud de la ciudadanía de Castilla-La Mancha frente a la contaminación electromagnética y retire el borrador de la ley de instalaciones de telecomunicación”.

Asimismo, la asociación se une a la concentración que se realizará este próximo domingo día 24 de junio, a partir de las 12.15 horas, en la Plaza del Pan de Talavera de la Reina (Toledo) contra la imposición del despliegue de la tecnología 5G sin haberse realizado ninguna evaluación del impacto en la salud.