En declaraciones a , el director provincial de Educación en Toledo, , ha explicado que el menor ya no se encuentra en el centro ya que se ha incorporado a este puesto de trabajo.

Almeida recuerda que en este tipo de casos se pone en marcha un protocolo con medidas educativas para reconducir la situación, algo que ha ocurrido en este caso concreto, añadiendo que no ha hecho falta que se trasladara “a otras instancias”.

No obstante, respecto a los supuestos mensajes “fuera de tono” que recibieron estas cuatro chicas a través de WhatsApp y en redes sociales por parte de este chico, el director provincial ha confirmado que se han certificado que eran ciertos.

LOS HECHOS

Todo comenzó el pasado mes de enero, cuando profesores de este centro se percataron de “que algo le pasaba” a una de las cuatros chicas tras recibir estos mensajes, por lo que la Comisión de Acoso Escolar comenzó a elaborar un informe sobre dicho caso, del que no constaba denuncia ante la Policía.

Esta menor, la más afectada, le trasladó los profesores que además de esos mensajes el presunto agresor había tenido un “comportamiento no adecuado” con ella.

Seguidamente, desde la Dirección Provincial de Educación se puso en marcha el protocolo ante este tipo de casos, una vez constatada la información por parte de las presuntas víctimas y del presunto agresor, que en palabras de Almeida “no era consciente de que este tipo de actuaciones podían constituir acoso”.

El director provincial de Educación destacó la “absoluta y total colaboración” de la familia del menor, que ante los hechos reconocieron que “no era un comportamiento adecuado y por ello había que poner medidas”.

Como medida inmediata ante los hechos, el presunto agresor fue trasladado a otro grupo de clase de forma cautelar.