Así lo ha indicado en declaraciones a los medios, la presidenta del , Chelo Gómez, que ha alertado de que los trabajadores de este centro de llamadas “han de pasar un examen diario para no ser despedidos”.

Y es que Gómez ha denunciado que son los responsables de esta subcontrata de Movistar son “los culpables de que los trabajadores no puedan atender correctamente a las quejas o a las reclamaciones de lo clientes”, pues lo que ellos exigen es que cada llamada, por la causa que sea, es “cerrar la operación con una venta de un producto, que a la postre aumente el volumen de facturación de la empresa”.

Es por ello que por medio de estas protestas, los empleados pretenden dar a conocer a la ciudadanía, y en concreto a los clientes de Movistar, que “si los trabajadores no les atiende con más tiempo o si a pesar de que no les interese intentan colarles una venta, lo hacen en nombre de Movistar”. “Además, la evaluación que hacen de la atención no es para el trabajador sino para la empresa para la que trabajan”, ha añadido Gómez.

De igual modo, la presidenta del Comité de Empresa ha vuelto a recordar que de los 470 empleados que Atento tiene en Toledo —el 80 por ciento mujeres con una media de 10 años de experiencia laboral en la empresa— sufren una “excesiva” carga que se ha visto agudizada por el denominado ‘Plan verano’ con el que los directivos pretenden que atiendan más llamadas y agilicen los procesos, con menos trabajadores, pues un 50 por ciento está de vacaciones.

Por último, Chelo Gómez ha recordado que para volver a denunciar la sobrecarga de trabajo que sufren han convocado una nueva concentración en el Paseo de la Vega el próximo día 14 de agosto a las 10.00 horas coincidiendo con la celebración del tradicional mercadillo de ‘el martes’.