Diez alumnas de entre 20 y 49 años han aprendido durante cinco meses un oficio, que tiene un elevado grado de empleabilidad.

Entre el 1 de febrero y el 30 de junio se ha celebrado en la la IV Edición del Curso de Camareras de Piso, que está impartida por Minia Sánchez y cofinanciada por el Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social. El equipo directivo de Cáritas Diocesana de ha hecho entrega de los diplomas que acreditan el aprovechamiento del curso de 425 horas a diez alumnas, de entre 20 y 49 años.

Este curso, que ya cumple su IV Edición, ha tenido un alto grado de empleabilidad pues dos alumnas ya están trabajando –a media jornada y jornada completa- y cuatro están también haciendo “extras” en establecimientos hosteleros de la ciudad. Las alumnas que no han encontrado trabajo están desarrollando un taller de búsqueda activa de empleo (50 horas).

Con el objetivo de tener más opciones para la inserción laboral cada alumna ha realizado las prácticas laborales en hoteles diferentes, siendo los de esta edición: Hotel NH, Hotel Abad, Hotel Medina, Hotel Eugenia de Montijo, Hotel Pintor el Greco, Hotel San Juan de los Reyes, Cigarral el Alba, Parador de Toledo, Los Cigarrales y Complejo de Illescas.

Un total de 40 personas en todas las ediciones celebradas se han formado en Camareras de Pisos desde que Cáritas Diocesana de Toledo organiza esta acción formativa, que ha permitido la inserción laboral en el 70% del alumnado.

El director de Cáritas Diocesana de Toledo, , felicitó a todas las alumnas su compromiso por este curso que “ha sido muy fructífero y muy satisfactorio”, y que es un ejemplo más de la apuesta de Cáritas por el empleo, ofreciendo formación de “calidad y con futuro”. También ha agradecido a todos los hoteles y a la Universidad Laboral que han colaborado con Cáritas en esta acción formativa.

Asimismo, ha recordado que Cáritas Diocesana de Toledo apuesta por el empleo y la formación, con talleres de empleo, talleres prelaborales, cursos con certificados de profesionalidad y acciones que “permitan ofrecer un empleo digno a las personas que llegan a nosotros”.