Tal y como ha alertado este viernes en rueda de prensa, son nueve jueces por cada 100.000 habitantes los que operan en la región, dos por debajo de la media nacional y lejos de los 21 que hay a nivel europeo, cifra “insuficiente” para Castilla-La Mancha.

Por ello, reclaman más plazas para llegar a un número adecuado y así poder trabajar “de manera sosegada y sin demorar procedimientos”.

NO DESCARTAN UNA NUEVA HUELGA

Además, ha adelantado que en la reunión se abordará no sólo la escasez de medios sino las futuras movilizaciones, algo que se concretará en la cita prevista el próximo miércoles 23 de enero con entre asociaciones de jueces y fiscales.

“Llega un momento que en este país, o tomas decisiones drásticas, o no se te hace caso. La justicia no interesa, pero es la base, el pilar y la garantía de un Estado de Derecho, además de que crea estabilidad y empleo”, ha considerado.

Sobre las movilizaciones llevadas a cabo hasta ahora, ha dicho que tenían la mera intención de hacerse notar. Este Ministerio, según Prado, ha tratado a los jueces “como a niños pequeños” con promesas “que no se han cumplido”, y ahora ha llegado el momento de decir “basta”.

Por ello, ha sugerido que quizá los ciudadanos tendrán que sufrir determinadas “limitaciones”, algo a lo que han abocado los poderes públicos. Ha rechazado mantener más reuniones con el Ministerio a no ser que vengan precedidas de “compromisos concretos”, y en este punto, a falta de concretarse “actos ostensibles de protesta” en la reunión del día 23, no se descarta una nueva convocatoria de huelga.

De otro lado, ha recordado que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado rebajaba a 100 plazas una convocatoria de oposiciones que en principio se había fijado en 300.

“Recibimos una llamada de la ministra que decía que era un error, y que debían de ser 500, pero no nos lo creemos. Realmente eran 100, y ahora vía enmienda nos van a vender que van a sacar una gran oposición”, ha lamentado.

PIDE A LOS PODERES PÚBLICOS “AISLAR” A LOS JUECES EN CATALUÑA

En otro orden de cosas y a preguntas de los medios, se ha referido al inminente juicio a los cargos públicos catalanes procesados por la convocatoria del referéndum ilegal en Cataluña, ante lo que ha pedido a los poderes públicos que hagan “lo suficiente” para aislar a los jueces que habrán de afrontar el caso de la “presión” mediática.

“Sería absurdo negar que el ejercicio de jueces en Cataluña no es lo mismo que en otras regiones. La presión a los jueces no es buena ni sana para un país”, ha aseverado.

Tras defender que los jueces son personas “independientes que hacen su trabajo”, ha vaticinado que el proceso judicial contra los cargos independentistas “se llevará como se tiene que llevar”.

Así, ha afirmado que “una vez que el debate lo dirige un juez, éste se olvida de cuestiones políticas y se dedica a aplicar leyes”.