Así lo ha expresado el artista a preguntas de los medios previas a la inauguración, en las que ha estado acompañado por el viceconsejero de Cultura, . Crespo Foix ha detallado que la exposición está compuesta por alrededor de una treintena de obras “de carácter poético”.

El escultor ha comentado que la obra más antigua expuesta en el Museo de Santa Cruz data del año 2003, mientras que la más reciente fue terminada en el mismo museo en fechas recientes. Asimismo, ha señalado que las esculturas proceden de su taller, de la galería en la que trabaja y de coleccionistas.

Antonio Crespo Foix ha manifestado que los materiales que ha usado para crear sus esculturas son “muy livianos”, usando alambres, alfileres y elementos vegetales como el cáñamo, el esparto, el bambú o el olivo.

“La idea es lo evanescente. Una escultura se piensa como algo sólido, compacto, y yo trabajo en un sentido completamente contrario, utilizo lo más etéreo”, ha añadido.

ARTISTAS “CONSOLIDADOS”

Por su parte, Jesús Carrascosa ha incidido en que la llegada de esta muestra a Toledo tiene que ver con la “política cultural” de la Junta, con la que han querido “poner en valor a una serie de artistas castellano-manchegos que quizá a veces son más conocidos fuera que dentro” de la región.

“En esta legislatura hemos cumplido con creces”, ha considerado, abogando por la necesidad de “insistir en esta serie de exposiciones de artistas consolidados, que tienen mucho prestigio y son referentes en nuestra región para que no tengamos que volver a recuperarlos”.

Además, Carrascosa ha recordado que la exposición se podrá visitar en el Museo de Santa Cruz hasta el día 10 de marzo.