“Esta ola que es la violencia de género acosa, viola y asesina a las mujeres, pero nos arrastra a todos; basta ya”. Con estas contundentes palabras ha finalizado el manifiesto leído este martes en la concentración contra la violencia de género que el organiza cada primer martes de mes en el Paseo de La Vega. En esta ocasión, la lectura ha corrido a cargo del grupo municipal y de su portavoz y miembro activo del , .

Durante la intervención, se ha reconocido el papel de todas y cada una de las personas que, de un modo u otro y a título individual o colectivo, han escuchado, acompañado y respaldado a las víctimas y a sus hijos y a quienes se han movilizado para sensibilizar a la sociedad y a los poderes públicos desde finales de los años 90 hasta nuestros días. “Una presión social clave”, ha asegurado Paños, “para que la violencia contra las mujeres haya dejado de ser un tabú y que ha derribado los muros de la vergüenza, la indiferencia y la pasividad social, jurídica y política”.

Entre otros hitos, se ha destacado “la valentía de que, antes de ser quemada viva por su marido en 1997, denunció públicamente el maltrato que sufría y rompió la barrera de la vergüenza que, hasta entonces, impedía a las víctimas hablar y denunciar”. Después llegarían los primeros informes sobre violencia de género, las primeras guías de ayuda para las víctimas, las primeras manifestaciones del 25N y otras reivindicaciones, así como la puesta en marcha de medidas y leyes.

En esta línea, ha incidido en que “hay que reconocer el papel de amigos y familiares, profesionales, colectivos y entidades que entendieron entonces y entienden hoy el mensaje de una sociedad que se desangra y que reclama igualdad real”. El grupo municipal ha aprovechado este punto para “agradecer el trabajo de los colectivos que trabajan en Toledo; entre otros muchos, las asociaciones María de Padilla, Dama, Bolo-Bolo, AHIGE y, especialmente, el Consejo Local de la Mujer del que me siento un orgulloso miembro”, ha afirmado Paños.

Los concejales de Cs han señalado que, a pesar de todo “los avances son insuficientes porque muchas víctimas siguen sintiéndose solas, porque las medidas fallan, porque faltan recursos y porque siguen matando” pero que sí han tenido una repercusión importantísima en estos últimos 20 años para “acorralar cada día un poco más a esta lacra”. Y ante quienes niegan las cifras y el problema Paños ha sido muy contundente: “ni un paso atrás, el silencio cómplice de unos pocos no puede acallar a una sociedad que lucha por conseguir la igualdad real y el fin de la violencia contra las mujeres”.

Para finalizar, Esteban Paños ha pedido “mirar atrás y valorar lo conseguido, no para auto complacernos sino para coger aliento y seguir trabajando juntos en la esfera privada y de manera colectiva con el objetivo de que cada vez más víctimas sepan que estamos con ellas, para exigir a las administraciones más medios y para dejarle claro a los acosadores, maltratadores, violadores y asesinos que entre nosotros no tienen cabida”.