El éxito de la anticoagulación oral en la prevención del ictus depende, según ha recalcado la doctora Isabel Egocheaga de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), “tanto del profesional clínico como del paciente (o sus cuidadores), quienes deben responsabilizarse con un adecuado cumplimiento del tratamiento”

La experta, que ha participado en la IV Jornada Cardiovascular celebrada en Toledo por la SEMG, ha señalado que los anticoagulantes orales de acción directa (ACOD) han supuesto un gran cambio en relación a los antivitamina K, “pues no precisan monitorización de la coagulación mediante determinación del INR (razón internacional normalizada)”.

Sin embargo, “aún queda mucho por conocer y habilidades por adquirir en el correcto manejo de los ACOD y de la anticoagulación en general”, según la portavoz de SEMG. Es por ello que se ha programado el taller ‘Lo que no puedes olvidar en anticoagulación oral’ dentro de la IV Jornada Cardiovascular.

En esta actividad se han abordado “aspectos prácticos del día a día de la consulta para permitir seleccionar el mejor anticoagulante y la dosis correcta para cada perfil de paciente, saber actuar ante complicaciones hemorrágicas o ante un procedimiento y garantizar que el paciente conozca cómo es su enfermedad, cómo debe tomar el fármaco y la importancia de la adhesión a su tratamiento”.

Precisamente, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia tiene firmados diferentes acuerdos de colaboración con los representantes de los pacientes, entre ellos, la (FEASAN) y la Federación Española de Ictus (FEI) para trabajar en esta línea. Es una muestra más de la importancia que la sociedad científica otorga a la participación y a la prelación médico-paciente, según la doctora Egocheaga.