El Gobierno que preside Álvaro Gutiérrez quiere sumarse a la convocatoria realizada en todo el territorio nacional por las asambleas feministas y mareas violetas de España para denunciar el número de asesinatos machistas producidos en este verano, que le convierten en el peor de la última década, iluminando la fachada de la Diputación de color violeta, como sucederá en numerosos edificios públicos de todo el territorio nacional.

Las asociaciones feministas advierten del incremento de los asesinatos machistas en este verano de 2019 y la necesidad de aunar esfuerzos para acabar con la cultura del maltrato, violencia de género y violaciones.

La Diputación de Toledo, por tanto, se suma a esta protesta, que ante la alarma social realiza esta acción conjunta por entender que la sociedad debe manifestarse en contra de esos asesinatos, y hacerlo antes del 25 de noviembre, cuando se celebra el Día Internacional por la eliminación de las violencias hacia las mujeres. Esta tarde se llevarán a cabo numerosas manifestaciones ante la declaración, por parte de la Plataforma Feminista de , del estado de emergencia feminista para esta jornada, en unas protestas y denuncias populares a las que se unirán entidades públicas y privadas iluminando sus fachadas del color violeta contra la violencia y el terrorismo machista.

El estará representada en la convocatoria de la manifestación de Toledo de la Plataforma 8M por la vicepresidenta de Educación, Cultura, Igualdad y Bienestar Social, Ana Gómez, sumándose así a la “Emergencia feminista” promovida por la Plataforma Feminista de Alicante para alertar a la sociedad y protestar por un “verano negro” se asesinatos machistas.

La Diputación de Toledo muestra su solidaridad con este movimiento global, que busca concienciar a la sociedad sobre los datos escalofriantes que confirman el incremento de la violencia del hombre contra la mujer, pues no en vano en el mes de julio ha sido asesinada una mujer cada dos días, los delitos sexuales han crecido un 50 por ciento en julio y agosto, se han duplicado el número de violaciones grupales en lo que llevamos de año y que en España se denuncia una violación cada seis horas.