Fernández Sanz ha explicado que esta misma semana el presidente autonómico, , ha hecho público que a partir del 1 de diciembre todos los pacientes con diabetes tipo 1 de Castilla-La Mancha tendrán derecho a la financiación del sistema de monitorización de glucosa, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Este sistema se adhiere a la piel y permite la medición de la glucosa intersticial del paciente. Con este análisis el usuario puede conocer en su dispositivo si tiene los niveles correctos o, si por el contrario, necesita una inyección de insulina.

El consejero de Sanidad ha recordado cómo el 1 de octubre de 2017 el introdujo, dentro de los productos financiados por el sistema sanitario público regional, los Sistemas de Monitorización de Glucosa mediante sensores para menores con diabetes tipo 1, con edades comprendidas entre los 4 y 17 años, de tal manera que sus familias ya no debían realizar desembolso alguno para su adquisición.

Castilla-La Mancha fue la primera Comunidad Autónoma en facilitar esta prestación asistencial en España, que permite a los pacientes hacer el seguimiento de sus niveles de glucosa con una reducción bastante considerable en el número de pinchazos que deben realizarse diariamente.

En el año 2018, el Gobierno de Castilla-La Mancha amplió el colectivo de pacientes subsidiarios de beneficiarse de la financiación de esta prestación con la incorporación de usuarios diabéticos invidentes y mujeres con diabetes gestacional en tratamiento con insulina.

“Actualmente, desde el (Sescam) hemos suministrado un total de 902 sistemas de monitorización de glucosa mediante sensores”, ha asegurado Fernández Sanz.

Y

Por otro lado, ha recordado que la región cuenta con las Escuelas de , “que es uno de los pilares de nuestra política de humanización de la sanidad y de atención a la cronicidad”.

La se concibe como un lugar de aprendizaje y encuentro entre pacientes, familiares, cuidadores, asociaciones y profesionales sanitarios, entre otros, con el objetivo de contribuir al empoderamiento de la ciudadanía mediante la mejora de su competencia en salud y en la gestión de la propia enfermedad en distintos procesos crónicos o prevalentes.

A través de la celebración de diferentes talleres sobre distintas patologías se está creando una red de formadores a lo largo de toda la región con el fin de que transmitan sus experiencias y conocimiento a otros pacientes que se encuentran en la misma situación, favoreciendo así la capacitación de los pacientes y su implicación, tanto en el autocuidado como el manejo de la enfermedad crónica para mejorar su salud y calidad de vida.

“En el caso concreto de la diabetes, hemos celebrado 15 talleres, y en ellos se han formado más de 250 pacientes y 37 profesionales”, ha insistido el consejero.

Fernández Sanz ha expuesto que no se debe olvidar “que toda la estrategia puesta en marcha para el abordaje de la diabetes, el acompañamiento del paciente y su empoderamiento para el autocuidado de la enfermedad ha sido la mejor manera para ponernos a prueba de cara a afrontar uno de los grandes retos que el sistema sanitario y la sociedad en su conjunto tiene por delante: la cronicidad, unida al envejecimiento de la población, situación que en Castilla-La Mancha nos tiene especialmente alerta”.

Hay que recordar que el 20 por ciento de los pacientes castellanomanchegos presentan alguna enfermedad crónica y, sin embargo, suponen más del 80 por ciento de las consultas de Atención Primaria.

Por tanto, ha afirmado el responsable de las políticas sanitarias, “estamos ante un gran reto para el sistema, pero también ante una oportunidad para reformar nuestro modelo asistencial para que responda mejor a las necesidades de la sociedad del presente y del futuro más cercano”.

Por eso, el consejero ha insistido que desde el Gobierno regional se está trabajando “en el diseño de un Plan de Abordaje Integral de la Cronicidad dentro de nuestro Plan de Salud regional 2019-2025, en la que se incluirán algunas herramientas que ya tenemos en funcionamiento, como las Escuelas de Salud, así como algunas de las líneas de trabajo que ya hemos venido avanzando en los últimos cuatro años”.

El objetivo es que estas herramientas permitan avanzar hacia un enfoque de salud poblacional que sirvan para afrontar ese envejecimiento poblacional, unido a la dispersión geográfica de la región, así como mejorar la continuidad asistencial entre todos los dispositivos, la potenciación de la Atención Primaria o el abordaje sociosanitario de nuestros pacientes.

DIABETES

La estima que más de 420 millones de personas sufren diabetes en todo el mundo, y se prevé que sean casi 600 millones en 2035.

En España, se estima que en torno al 13,8 por ciento de los mayores de 18 años padecen diabetes Tipo 2, y al menos 30.000 menores de 15 años sufren diabetes Tipo 1. Esta es una enfermedad con una incidencia importante ante la que es necesario dedicar esfuerzos, no solo en la asistencia al paciente, sino también en la prevención y en la promoción de los autocuidados.