Desarrollada bajo la supervisión del profesorado, la iniciativa ha promocionado la salud en el entorno más inmediato, promoviendo hábitos saludables para prevenir dolencias musculares y da a conocer los beneficios de su profesión, además de lograr 145 kilos de alimentos no perecederos con destino a Cáritas, según ha informado la Universidad en nota de prensa.

La actividad ha supuesto el colofón de las prácticas realizadas por los universitarios dentro de la asignatura Procedimientos Generales I, que incluye contenidos de masoterapia, entre ellos mismos. La aplicación en pacientes reales de los conocimientos adquiridos y aplicados previamente en sus propios compañeros, “supone un paso previo para las prácticas en centros hospitalarios que realizarán en enero dentro de la asignatura de Introducción a la Práctica Clínica”, ha explicado el profesor Ángel Basco.

La actividad ha consistido en la realización de una anamnesis para determinar la su posible patología del paciente o zonas susceptibles de ser masajeadas, así como aplicación de diferentes tipos de masaje según las preferencias y necesidades. Los miembros de la comunidad universitaria han optado entre masaje cervical, masaje de cara, masaje de cuero cabelludo o masaje de espalda.

También han ofrecido masajes de miembros inferiores y masajes abdominal. Al final de la sesión, el paciente ha valorado por medio de una encuesta la práctica realizada por el estudiante teniendo en cuenta la efectividad del masaje realizado.

En total, y a lo largo de los dos días de desarrollo de la iniciativa, han participado 145 miembros de la comunidad universitaria, que han donado otros tantos kilos de comida con destino a Cáritas. “De cara al próximo año retendemos abrir la actividad a toda la sociedad toledana, para responder a uno de los objetivos que debe cubrir la Universidad: acercar el campo de conocimiento a la ciudadanía”, ha señalado uno de los profesores.