Así lo ha indicado la alcaldesa de , , en declaraciones a los medios de comunicación durante la presentación de estos autobuses en el Puente de San Martín.

Tolón ha destacado que Unauto, la concesionaria del transporte urbano, mantiene toda su flota con gas natural y energías verdes, algo que se puso en marcha durante la pasada legislatura y que se mantendrá en la presente.

Los tres nuevos autobuses, con capacidad para 93 personas, tienen, en palabras de la regidora, lo necesario para que sean accesibles y cuentan “con todas las incorporaciones modernas como el USB y los sistemas de seguridad”.

Por otra parte, se ha referido al diseño de la línea “que irá al nuevo hospital” y a la incorporación, una vez aprobado el presupuesto municipal, de la línea 94, que une el Casco Histórico con el Polígono Industrial, “muy demandada por empresarios y trabajadores”.

Todo esto es resultado de “un buen pliego”, ha defendido Tolón, quien ha recalcado que el servicio de transporte público en la ciudad es “cada vez más necesario”.

COP25

A preguntas de periodistas sobre su participación en la XXV Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), la alcaldesa ha señalado que moderará una mesa en la que estarán alcaldes de varias ciudades españolas como o .

Respecto a la emergencia climática, ha reivindicado el papel de los ayuntamientos “como parte del Estado” para afrontar esta realidad y ha asegurado que las ciudades pueden hacer “muchas cosas” en aras de la sostenibilidad.

“El cambio climático es evidente y, como dice el eslogan (de la COP25), estamos a tiempo de que los ayuntamientos tengamos nuestra hoja de ruta con la Agenda 2030 para llevar a cabo acciones constantes en las ciudades”, ha defendido.

Para Tolón, el principal problema medioambiental de la capital regional es la contaminación del Tajo, un tema que pondrá sobre la mesa en la COP25, puesto que uno de los objetivos de su Gobierno es “la limpieza del río”.

A este respecto, ha incidido en la necesidad de llegar a acuerdos con otras comunidades autónomas para que “los vertidos sean depurados y la depuración sea cada vez más exigente con las empresas y con los propios ciudadanos”.