La localidad toledana de acoge desde este lunes y durante cuatro días la Semana de la Prevención de Incendios, actividad impulsada de la mano entre la (APTB) y la y que a través de jornadas formativas, charlas y actividades lúdicas pretende concienciar sobre la importancia de controlar protocolos de actuación en caso de incendios.

El director gerente de APTB, , ha recordado en la rueda de prensa de presentación de esta actividad un “dato preocupante” como que más de la mitad de las víctimas de incendios son personas mayores, y gran parte de ellos en horario nocturno.

Además, “siete de cada diez fallecidos ni se enteran de que se mueren” al hacerlo por inhalación de humo, razón que justifica la importancia de estas jornadas.

Ante estos datos, ha recomendado la adquisición de detectores de humo, “hoy por hoy el único sistema contrastado que es verdaderamente útil”.

Por eso, en esta Semana de la Prevención se va a hacer hincapié en el fomento del uso de este aparato, toda vez que en 2018 “hubo 123 muertos en total, 98 de ellos en sus casas”. “Probablemente más de la mitad se hubieran salvado con este detector”.

PROPONE LEGISLAR PARA HACERLO OBLIGATORIO

A preguntas de los medios, Gabriel Muñoz ha propuesto que se acometa la puesta en marcha de una legislación que obligue a instalar estos detectores en todas las viviendas tal y como ocurre en otros países europeos como Francia o Reino Unido.

Ha reparado en que gran parte de los incendios en viviendas se originan en fuentes de alimentación energética de pequeños aparatos como teléfonos móviles o tabletas, debido a que en muchas ocasiones no se emplean cargadores compatibles con ellos.

“Si pones un cargador que mete más o menos potencia, el aparato puede salir ardiendo. Es un riesgo que tenemos todos”, ha explicado para justificar la necesidad de contar con detectores de humo en las viviendas particulares.

Así, ha insistido en la necesidad de regular normativamente el uso de estos detectores, y en el caso de que colectivos en riesgo de exclusión o con bajos recursos no puedan hacer frente a este gasto, financiarlo desde las administraciones públicas.

JORNADAS DIVULGATIVAS

El alcalde de Fuensalida, Santi Vera, ha explicado que estas jornadas itinerantes, que visitarán un total de 35 localidades de toda España durante este año, servirán para divulgar los conocimientos necesarios para saber actuar en caso de incendios.

Así, se instalará un Parque de la Prevención, y alumnos de tres centros escolares “aprenderán de la mano de bomberos cómo actuar en caso de incendio”.

“Debería ser de obligado conocimiento en los colegios simplemente el saber si cerrar una puerta o no en caso de incendio puede servir para salvarnos la vida”, ha añadido.

Como alcalde de la ciudad, ha mostrado además su orgullo por el hecho de que muchos de los vecinos de la localidad ejercen su profesión dentro del cuerpo de bomberos.

PROGRAMA

Tras la presentación, este mismo lunes, en turno matinal, el aparcamiento de la Avenida Cristo del Amparo acogerá unas jornadas dirigidas a escolares desde 3º a 6º de Primaria; cita que en horario de tarde irá dirigida al público en general.

Este martes se repetirá el programa, y ya el miércoles a las 17.00 horas el Ayuntamiento acogerá una charla sobre prevención en colegios y consejos de autoprotección dirigidos a profesores.

El fin de fiesta será el jueves 14, a las 11.00 horas, con la obra de teatro infantil ‘Dos pillos y un bombero’ para alumnos de 1º y 2º curso de Primaria.

PRETENDE LLEGAR A COLECTIVOS VULNERABLES

, de la Fundación Mapfre, ha explicado que son 35 las ciudades que durante 2019 van a acoger esta Semana de la Prevención con la que se pretende “llegar a las personas más vulnerables”, desde niños hasta personas mayores con movilidad reducida, para quienes “un conato de incendio puede ser una tragedia”.

“Queremos plasmar en la sociedad todos estos consejos de prevención para que un simple incendio de una sartén no se convierta en una tragedia”, ha indicado.

La Fundación Mapfre y APTB, con motivo de esta semana, distribuyen además una guía de prevención niños de entre 9 y 12 años, que en formato cómic explica a través de 14 páginas consejos básicos.

Los niños de entre 6 y 8 años también cuentan con una publicación del mismo estilo con la que pueden aprender protocolos básicos a la hora de enfrentarse a un incendio.