Los 31 de Agosto, 1 y 2 de Septiembre viajó al siglo XV para revivir los episodios históricos de la Villa de Fuensalida, la fundación como pueblo, la proclamación del Condado o la construcción de sus principales monumentos y lo hizo de forma excepcional, con el reconocimiento de todos los ciudadanos de la localidad y los foráneos que durante el fin de semana se acercaron hasta la localidad.

Bajo una calidad extrema se realizaron numerosas interpretaciones y representaciones de danza teatralizada en diferentes espacios de la localidad, como el museo de la villa, el patio del hogar del jubilado, el pilón, el matadero municipal o la glorieta, espacio principal de las representaciones del viernes y sábado, con un escenario de 300 metros cuadrados. Más de 80 bailarines de la “Nuevo Amanecer ” y la representaron los comienzos de Fuensalida de una manera delicada y sutil a la vez que apasionada y desatando la emoción de los espectadores.

La programación comenzó con “Susurro”, nuevo espectáculo de la compañía organizadora, que con sus puestas en escena y música en directo deleito de manera excepcional a los asistentes. Ya el sábado por la mañana “El Beso” realizó dos representaciones en el museo de la villa y en el patio del hogar del jubilado, narrado en el del siglo XV, la imagen de , madre del primer Conde de Fuensalida, desata el amor del apuesto y fornido general de las tropas francesas, quién cae en unas redes de amoríos y locuras. La crítica fue muy positiva, continuando con el proceso para implementar las representaciones de este tipo en Fuensalida, microrrelatos de 30 minutos de duración que pretende aumentar de localizaciones y representaciones para las próximas ediciones.

Llegó el momento estelar de las jornadas, la representación principal “Condado de Fuensalida”. La plaza principal de la localidad se convirtió en un auténtico escenario de las acciones y momentos más importantes y representativos de la historia de Fuensalida. Comenzando en el campo, con la vendimia, acto representativo de esta tierra de viñas, haciendo un pleno homenaje a las raíces más puras de la villa, prosiguió con la proclamación del Condado de Fuensalida del Rey , concedido al Primer Conde de Fuensalida, y Castañeda quien seguidamente ordenó la construcción de “La Picota”, símbolo de la importancia de la Villa y el monumento más antiguo que se conserva en el municipio, convertido en un símbolo representativo de Fuensalida. El hijo de este primer conde, el pequeño Pedro López de Ayala y Silva, apareció en sus primeros años de vida para dar paso al tercer Conde de Fuensalida, Pedro López de Ayala y para dar paso aúna de las escenas más imponentes y principales de la noche, la construcción del palacio condal de Fuensalida.

Concluyó con la presencia de los cuatro primeros condes, reunidos por primera vez en su villa, los tres anteriormente citados y la cuarta condesa, y Carrillo, quien descubrió ser la narradora de la historia y haciendo ver que era un auténtico regalo para todos los habitantes actuales de la villa, una manera de conocer su historia, de sentirse orgullosos de su pasado y siendo un homenaje a todos los que una vez fueron habitantes de la población y también a los que en un futuro escribirán la historia de esta.

Los espectadores se levantaron de sus butacas una vez terminó el espectáculo, mientras sonaban los acordes del himno local, vitoreaban, cantaban, y aplaudían al compás se escuchaba el término “Fuensalidado”, mezcla entre Fuensalida y disfrutado, para demostrar de esta manera el disfrute que la creación de Ángel Martínez había desatado en los allí presentes.

Ya el domingo, el enclave conocido como el Piló, recientemente restaurado y acondicionado, se vestía de gala para acoger “La fuente de las mujeres”, un estreno que narra una escena rural de mujeres con sus intrigas y tareas diarias, que sin ninguna duda fue la nota de humor a estas segundas jornadas con una brillante interpretación de las propias bailarinas de la compañía. Al caer la noche el espectáculo se trasladó al antiguo matadero municipal, el edificio de estilo neomudéjar albergó los dos últimos microrrelatos de danza teatralizada, “Lágrimas de luna” y “Las tres fechas” que pusieron el broche de oro al domingo con el público en pie.

Concluyen de esta manera las jornadas que marcaron un antes y un después en la historia reciente de Fuensalida, organizadas por la Compañía de Danza “” y con el patrocinio de la Concejalía de Cultura del Excelentísimo Ayuntamiento de Fuensalida. Sin duda han llegado de manera muy fuerte y dispuestas a convertirse en un referente cultural de la provincia, con miras muy altas y avaladas por el resultado de estas dos ediciones y por la mano del prestigioso y reconocido coreógrafo y director Ángel Martínez, quien de manera excepcional a puesto su firma y sello en todos los espectáculos creados para esta ocasión y que sin duda han sido el germen del rotundo éxito de estas Segundas Jornadas Históricas de Fuensalida.