El acto, que se ha desarrollado en el , también ha contado con la presencia de la directora general de la Fundación, ; el vicepresidente del Patronato de la Fundación, ; y el fotógrafo .

También han estado presentes en esta presentación el concejal de Hacienda, , y la concejala de Protección Social y Reducción de la Desigualdad, , según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

García Élez ha agradecido el “compromiso” de Madre de la Esperanza con la ciudad a través de las imágenes de estos 12 meses del año, y ha valorado la gran labor de un Gobierno al “apostar por una ciudad más amable y sostenible”. En este sentido, ha señalado que la ciudad es “acogedora”, pero ha invitado a convertirla aún más, para que “los niños puedan salir a la calle de nuevo” y en ella se pueda “ver el color verde de nuevo”. Por este motivo, ha agradecido el eslogan de este año, ya que habla de cosas que engloban el sentimiento de toda la Fundación, de ese “trabajo diario y meticuloso que hacen en los diferentes ámbitos”.

En este sentido, ha puesto en valor esa labor de “sentimiento y cariño” que hace la Fundación hasta rincones “donde la Administración no llega”. Por eso, ha hecho extrapolable el mensaje de sostenibilidad y medio ambiente y ha puesto sobre la mesa la responsabilidad individual de “dejar un mundo mejor”, algo que ha sostenido en palabras como “el cuidado y el respeto”. Este trabajo conjunto de toda la sociedad, ha continuado, servirá para “conseguir una mejor imagen de ciudad que estamos proyectando”.

La directora general ha ensalzado la nueva “experiencia” que se ha vivido con el calendario para 2020 y se ha referido al fortalecimiento de los vínculos que encontramos en la naturaleza para “aumentar nuestras dimensiones de vida”. Así, ha conseguido el compromiso de toda la comunidad del Madre de la Esperanza para tomarse como “un deber y una responsabilidad hacer de Talavera la casa común de todos”.

Igualmente, el también vicario episcopal de Talavera ha dicho que los usuarios de la Fundación son personas con discapacidad que puedan desarrollarse integralmente en este centro, así como ha apelado a la sensibilidad de los presentes para tomar conciencia de que en este mundo “no somos dueños, sino administradores de lo que tenemos”.