El Fútbol para ciegos tiene un papel importante en la Semana de la ONCE de . Un saque de honor a ciegas, previo al partido entre el CD Toledo y la UD Almansa, a cargo del presidente del club y la joven afiliada a la ONCE Carmen Pomares, junto a otros afiliados a la entidad, celebrado el domingo, ha sido el primero de los actos que la Semana de la ONCE ha dedicado al fútbol para ciegos.

Hoy el programa ha continuado con sesiones de sensibilización en el IES El Greco con los alumnos de los ciclos medios de asistencia social y dependencia. Las actividades se reanudan esta tarde a las 17 h con un seminario sobre “Arquitectura y Discapacidad Visual” dirigido a estudiantes de la y resto de la ciudadanía que se realizará en el Campus Tecnológico de la Fábrica de (Salón de Grados del Edificio Sabatini) en el que colaboran la y el .

Además, el jueves, 17 de octubre, a las 17:30 horas, tendrá lugar la actividad ‘Los ciegos y el fútbol’, en Instalaciones del CD Toledo, mediante la actual se aproximará a las categorías inferiores del club Toledano al deporte inclusivo con el lanzamiento de penaltis a ciegas y nociones básicas de como las personas ciegas practican este deporte gracias al apoyo y estímulo del grupo social ONCE.

El deporte en general es una buena forma de inclusión para las personas ciegas y el fútbol, en particular, mueve una gran afición, especialmente tras el Campeonato de Europa logrado por la selección española de fútbol para ciegos.

¡Silencio, se juega!

Las personas ciegas y con discapacidad visual grave compiten en dos categorías distintas, existiendo grandes diferencias entre ambas.

Los jugadores con discapacidad visual grave (B2/B3) no necesitan apenas adaptaciones para poder competir. Estas adaptaciones van principalmente encaminadas a conseguir contraste entre el color del balón y el suelo, de la portería y el fondo y una iluminación de igual intensidad durante los 40 minutos de juego real que dura el partido. Por ello disputan sus partidos en pabellón cubierto.

Por otra parte, el fútbol para ciegos ha necesitado mayor número de adaptaciones, estando en estos momentos bien desarrollado y reglamentado, lo que lo convierte en un deporte seguro y viable para las personas ciegas.

Las características especí­ficas imprescindibles son: balón sonoro; vallas laterales que evitan los fueras de banda, salvo que el balón salga por encima de éstas, siendo además un elemento de orientación y seguridad para el jugador; el portero es vidente y tiene limitada su maniobrabilidad a una pequeña zona dentro del área de penalti; un guía detrás de la portería orienta a los jugadores; y la obligatoriedad de los jugadores de decir, de forma clara y audible, la palabra “voy”, para evitar golpes y orientar al jugador rival.

Dadas las necesidades especí­ficas esta modalidad se juega en campo de césped arti­ficial descubierto para facilitar la audición del balón. Por eso es necesario el silencio del público mientras esté en juego la pelota y hasta que no se marque un gol o existan tiempos muertos.