A juicio de la formación, es la confirmación de que el procedimiento de tramitación impuesto alberga “cuestiones que pueden estar colisionando con la legalidad municipal como se expresaba en las múltiples alegaciones desde Ganemos y otros colectivos”, según ha informado Ganemos Toledo en una nota de prensa.

Para Ganemos la situación es una “vuelta atrás” en el procedimiento para un nuevo periodo de información pública, ha apuntado el portavoz de la formación, , que ha señalado que “es la constatación de que el proyecto inicialmente presentado planteaba cuestiones de dudosa viabilidad como veníamos sosteniendo en las alegaciones, que no quedaban resueltas en el proyecto”.

Mateo ha valorado que “las alegaciones y la presión social estén llevando a una reconsideración del proyecto” y a la apertura de un nuevo periodo de información pública “porque existen aspectos más que dudosos”.

Ganemos Toledo espera que se tengan en consideración las más de 20 alegaciones que interpuso, que advertían de cuestiones relativas al propio procedimiento elegido, como Proyecto de Singular Interés, por considerar que “hurta de toda capacidad de decisión e intervención al Ayuntamiento de Toledo o diversos aspectos relativos al impacto ambiental”.

También se aducían problemas de seguridad así como la incidencia urbanística o el choque con diversas normas municipales en varias materias. Además, las alegaciones interpuestas por Ganemos plantean dudas sobre la conveniencia socioeconómica del proyecto, la calidad del empleo generado o su viabilidad económica.

La formación analizará en el nuevo periodo de información anunciado si los elementos expuestos han sido subsanados o si por el contrario el proyecto sigue planteando cuestiones que se puedan considerar negativas para la ciudad en cuyo caso estudiará la presentación de nuevas alegaciones si procede.