La (AREV), que celebra además este año el XXX aniversario de su constitución, funciona como un parlamento europeo de la viña y el vino donde se examina conjuntamente la política vitivinícola europea y se escuchan las opiniones de los representantes políticos regionales y de los representantes de las zonas de producción, ha informado la Junta en un comunicado.

Desde 2017, Castilla-La Mancha preside la AREV a través de la persona de García-Page, en un año que ha resultado muy fructífero en cuanto a los logros alcanzados. Entre ellos, destaca la reorganización de los medios de la AREV, con el traslado de la sede operativa desde la localidad francesa de Châlons-en-Champagne, hasta , centro de decisión real en .

Asimismo, se han abordado temas de interés para las regiones vitícolas europeas, en particular el etiquetado de los vinos y los acuerdos comerciales internacionales en la materia, y se ha participado en múltiples reuniones políticas y profesionales en el marco sectorial vitícola europeo.

Por otro lado, se han mantenido varios encuentros con parlamentarios europeos miembros del lntergrupo Viticultura, así como con responsables regionales y personalidades profesionales vitícolas, y se ha mostrado el apoyo a la candidatura española a la Dirección General de la y el Vino (OIV).

Así, el pasado mes de mayo, el presidente García-Page se reunió en el Palacio de Fuensalida en con el candidato , quien también es secretario general de la (FEV), para trasladarle el apoyo de la AREV a su propuesta.