Así lo ha anunciado el consejero de , y Desarrollo Rural, , durante su asistencia a la jornada sobre Agricultura Sostenible y Agua en Castilla-La Mancha organizada por Cooperativas Agro-Alimentarias de Castilla-La Mancha en el archivo regional de , según ha informado la Junta en nota de prensa.

Ha sido en este contexto y, a preguntas de los medios, donde en materia de agua ha asegurado que “la próxima legislatura va a ser la de la desalación y no la de los trasvases para el riego en el Levante”. Solo en caso de “consumo humano, por supuesto, Castilla-La Mancha quiere seguir aportando su granito de arena”.

En el caso de regadío, ha dicho, se está apreciando el cambio de sensibilidad desde el Gobierno central, y se ha traducido en que ya se han puesto al 100 por cien del funcionamiento algunas de las desaladoras construidas en el Levante para riego y está previsto que el resto lo estén el año que viene, hechos que demuestran que “hay un convencimiento general de que la desalación es el futuro para la agricultura en el Levante”, algo que saben los propios regantes de esta zona del país, a los que también ha defendido, porque “todos tienen derecho al agua”.

Pero en su caso, ha afirmado, “hay agua de la desalación que puede permitir hacer rentable sus explotaciones perfectamente; la tecnología lo permite, las condiciones ambientales lo permiten incluso es mejor que el trasvase porque queramos o no el trasvase se va acabar por falta de agua en la cabecera del Tajo”.

TRES PILARES

En su intervención en este encuentro organizado desde Cooperativas-Agroalimentarias en colaboración con Globalcaja, Martínez Arroyo ha aludido a los tres pilares “imprescindibles” en relación al agua, que pasan por, en primer lugar, un Pacto de Estado en esta materia, donde en primer término se tengan en cuenta las decisiones técnicas, y después, las políticas.

Como segundo eje, se encuentra el documento de defensa del agua realizado en la región, al que el Gobierno regional se comprometió “con pico y pala”, y al que la organización por ejemplo, de Cooperativas Agro-alimentarias, se ha adherido.

En este documento se incluye la propuesta de esta entidad para que se hiciera un estudio para analizar el estado de las masas subterráneas fundamentalmente en el Guadiana, pero también el Júcar y el Segura “que son dos cuencas en las cuales las aguas subterráneas tienen mucho peso”.

Y ese es el camino, ha insistido, “trabajar todos juntos para defender los intereses de todos”, mostrándose convencido que este documento verá la luz la próxima legislatura y servirá como herramienta “indispensable” para negociar el pacto a nivel nacional.

En tercer lugar, el consejero ha incidido en la reciente creación de una Federación de comunidades de regantes en la región que “va a defender los intereses de los regantes de Castilla-La Mancha de aquellos que riegan en otras comunidades autónomas”.

Así, ha agradecido su compromiso a las comunidades de aguas que se han sumado a la misma y ha animado al resto a que sigan adhiriéndose a este proyecto “que al final va a representar a más de 65.000 regantes y representándolos a ellos, representa los intereses del conjunto de la región”.