“Algo que la secretaria autonómica de Acción Institucional de Ciudadanos Castilla-La Mancha, , ha descartado hoy, precisamente, porque no existen pruebas ni pueden existir sobre un proceso que se ha caracterizado por su transparencia y limpieza demostrada”, ha señalado en un comunicado el equipo de Gobierno, que de este modo ha salido al paso de la denuncia que este jueves ha realizado Picazo.

“Que Ciudadanos hable hoy de pedir al hablar sobre este asunto, cuando gobernando los ‘populares’ arrastraron a la Diputación de Toledo a los mayores escándalos que ha sufrido en su historia, simplemente es una tomadura de pelo”, ha defendido el , ante la intención de Ciudadanos de reunirse con el PP para plantearles “estudiar posibilidades de futuro de algún pacto de gobernabilidad, y ver qué estarían dispuestos a hacer en la Diputación toledana”.

“Desde la absoluta tranquilidad que nos da saber que no existe ni una sombra de duda sobre la limpieza de este proceso, la sensatez y la responsabilidad están guiando nuestros pasos ante las dudas que el partido Ciudadanos insiste en plantear sin una sola prueba o indicio objetivo que justifique su irresponsable actitud cuestionando la convocatoria de empleo público más transparente en la historia de la Diputación de Toledo y poniendo en duda la honestidad y honorabilidad de los funcionarios de los tribunales opositores”, han insistido.

Y es que, a juicio del equipo de Gobierno de Álvaro Gutiérrez, “el único interés del partido Ciudadanos en las oposiciones de la Diputación responde a una estrategia política centrada en alargar a través de los medios de comunicación una polémica ficticia hasta las elecciones del 26 de mayo”.

Así, y tras insistir en que ha dado cuanta información ha solicitado Ciudadanos sobre el proceso y el tribunal opositor, el equipo de Gobierno ha afirmado que tan solo el diputado provincial del partido Ciudadanos y un asesor del Grupo de Ciudadanos en la Diputación provincial se personaron en la Institución a consultar las actas el día que el tribunal las puso a su disposición.

“La secretaria de Relaciones Institucionales, Carmen Picazo, la voz y cara que está manteniendo sin pruebas, indicios o fundamentos, las dudas sobre el proceso, no fue a consultar las actas que con tanta vehemencia e interés solicitaron revisar. Si tan importante era para ella tener acceso y conocer estos documentos, lo menos que tenía que haber hecho es acudir a la cita, que tuvo lugar hace ya diez días”, le han reprochado a Picazo.