Mediante este proyecto se quiere dar solución a la problemática existente en el municipio cuando se producen lluvias intensas, ya que el caudal proveniente del casco urbano es muy importante, según ha informado la Junta en nota de prensa.

El director gerente de la Agencia del Agua, , ha explicado que “en estos caso de elevadas precipitaciones y con el fin de no inundar la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Villaminaya, existe una tubería de aliviadero que desvía parte de dicho caudal y lo vierte hacia unas parcelas agrícolas colindantes, provocando en ocasiones inundaciones de las mismas y de un camino público anexo”.

De esta forma, ha manifestado que “lo que se pretende con la obra planteada es construir un nuevo colector de 600 milímetros de diámetro que transporte esas aguas de alivio hasta la antigua depuradora de la localidad, constituida por unas balsas que almacenarían esas aguas aliviadas sin provocar el problema de inundaciones”. Además, servirá para conducir parte de las aguas tratadas en la EDAR, puesto que el colector existente posee un diámetro reducido.

“Pese a la necesidad de estas actuaciones, como se pudo constatar hace años, el anterior Ejecutivo de Castilla-La Mancha no llevó a cabo ninguna actuación para remediarla”, ha apuntado Luengo, en referencia a una obra que va a beneficiar a casi 600 personas.

El plazo de ejecución de estas obras es de seis meses y consistirán en la colocación de 1.206 metros de tubería de de PVC corrugado en su correspondiente zanja, para posteriormente taparla. Asimismo, se realizarán las partidas correspondientes para la seguridad y salud en la obra y los controles de calidad.

Como ha indicado el responsable de la Agencia del Agua, “este proyecto se encuentra englobado en uno los compromisos adquiridos por el Gobierno regional para, a través de este tipo de obras de depuración, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y fomentar la sostenibilidad”.