El Gobierno ha destacado que trabaja “con el máximo respeto a la legalidad” y en particular a la Directiva Marco del Agua y que “se encontró” en junio con unos caudales legales fijados que “está costando deshacer”.

Por ello, ha apuntado que trabaja para que las decisiones en materia de agua “se tomen en base a los caudales ecológicos. La definición de temas de importancia en la revisión de los planes hidrológicos de tercer ciclo, actualmente en tramitación, ya incluye en el caso del Tajo, la dotación de caudales ambientales.

“Esta sentencia confirma que la nueva política del agua en la que trabaja el Ministerio para la Transición Ecológica va en dirección correcta”, concluye el comunicado.