Los representantes de los cuatro grupos políticos del Ayuntamiento han coincidido este viernes en la Comisión de Urbanismo en acabar con el laberinto judicial en el que está enroscado el Plan de Ordenación Municipal de 2007 y han manifestado la intención de no recurrir en amparo al .

En este encuentro, el concejal de Urbanismo, , ha destacado que la ciudad está “más preparada que nunca” para afrontar cualquier decisión jurídica en torno a este asunto y que el Gobierno municipal ha estado trabajando para garantizar el desarrollo urbano, administrativo y social de la ciudad, tanto presente como futuro, para que no se paralice.

Para ello, ha explicado, se está trabajando en la actualización del Plan General de Ordenación Urbana de 1986 “incorporando las modificaciones precisas para tener sobre todo un marco legal cierto que permita consolidar todos los suelos urbanos y que sigan su curso los suelos urbanizables que tienen proyectos de desarrollo”.

En este sentido, el edil ha añadido que al equipo de Gobierno le hubiera gustado “no tener que centrar sus esfuerzos en las pertinentes modificaciones” pero ha querido dejar claro que han actuado “siempre con total sentido de la responsabilidad y mirando por los intereses colectivos y de la ciudad”.

Teo García ha recordado que aún quedan por resolver tres incidentes de nulidad presentados por el Ayuntamiento ante el y que el Gobierno continúa trabajando en el avance del nuevo planeamiento de la ciudad, “un proyecto que será más social, inclusivo, participativo y orientado de manera positiva y no planteado como un depredador de nuestro territorio”.