“Pretendemos arrancar la tradición de sacar a la calle nuestras celebraciones. Aspiramos a que nuestra festividad sea la de todos nuestros paisanos”, ha defendido el general de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha, , ante cerca de 300 personas que no se han querido perder el acto central con el que el ha celebrado en Toledo el 175 aniversario de fundación a manos del Duque de Ahumada.

Y es que para conmemorar dicho aniversario, desde este lunes, la antigua rotonda de pasará a tener el nombre de Plaza de la Guardia Civil. Allí un monolito en hierro y bronce realizado por el teniente coronel Adriano Pacheco, cuyo motivo central es un unicornio, “recoge el espíritu benemérito”.

En este marco, el general jefe de la Guardia Civil de Castilla-La Mancha ha defendido que los actos de aniversario que se están organizado a lo largo del país no son “un ejercicio de romanticismo histórico” sino que son una oportunidad para explicar a los ciudadanos lo que el cuerpo hace por ellos y cómo se enfoca su trabajo “para satisfacer sus necesidad en clave de seguridad”.

“La inauguración de hoy aspira a no ser un acto aislado y ocasional, sino que marque un antes y un después en la celebración de la Guardia Civil en Toledo. Con este acto se pretende arrancar la tradición de sacar a la calle nuestras celebraciones y que éstas dejen de ser algo de puertas adentro del acuartelamiento. Aspiramos a que nuestra festividad sea la de todos nuestros paisanos”, ha insistido.

En este objetivo, ha agradecido a la Delegación del Gobierno, al , al Gobierno regional, que ha organizado un concurso infantil de relato corto, a la Diputación, que ha propiciado la elaboración del monolito, y al Consistorio toledano, que ha dado el nombre de la Guardia Civil a esta plaza. También ha tenido palabras de agradecimiento a los medios de comunicación “por ser el mejor altavoz” que la Benemérita puede tener, pues desde prensa escrita, radio y televisión hacen llegar su trabajo diario en la región.

ACUARTELAMIENTO DE TOLEDO

El general de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha ha aprovechado este acto para aludir al nuevo cuartel de la Guardia Civil de la ciudad que se instalará en terrenos de la antigua Fábrica de Armas, tras el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Toledo y los ministerios de Interior y Defensa.

“Las instituciones han sentido como suya la problemática de construir un nuevo acuartelamiento en Toledo, un viejo anhelo tantas veces acariciado pero de imposible resolución por su complejidad”, ha valorado Llamas, que se ha mostrado convencido de que, de prosperar este nuevo espacio, “tendrá un profundo calado en la operatividad de la institución en la provincia y en la región”.

“Con él el cuerpo dará un salto cualitativo enorme en su potencial de servicio y en la calidad de este la ciudadanía. En clave interna dará otra dimensión a este destino para las futuras generaciones de Guardia Civil, pues cambiará de forma determinante las condiciones de vida y el trabajo de los hombres y mujeres destinados en la región”, ha aseverado.

“Desde la mayor de las prudencias, pues queda mucho camino por recorrer, debemos felicitarnos porque nunca antes los trámites han estado más avanzados y nunca antes se ha vito más cerca hacer realidad este viejo sueño”, ha añadido el responsable de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha, que ha agradecido el empeño personal e institucional del Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno que “han trabajado intensamente en la solución final”. “Solo me resta ver cuanto antes el final de este prometedor viaje”, ha concluido.