El SEPRONA de la Guardia Civil de Toledo, en relación con el comercio ilegal de especímenes incluidos en el Convenio CITES, que regula las operaciones de importación, exportación, comercio, tenencia y circulación de especies amenazadas de la Flora y Fauna Silvestre, localizó a través de una página de Internet, una piel de ocelote (Leopardus Pardalis), puesta a la venta por una vecina de Toledo.

La Guardia Civil comprobó que la persona que pretendía vender esta pieza carecía de la autorización para su posesión y venta, por lo que los agentes del Seprona la decomisaron y la pusieron a disposición del Inspector-Administrador de Aduanas e Impuestos especiales de la provincia de Toledo, al considerarse la tenencia y el comercio, sin requisitos legalmente establecidos, un delito relativo a la protección de la Fauna.

Durante este año, el Seprona ha intervenido en la provincia de Toledo, además de esta piel, tres patas de elefante, un colmillo tallado y cuatro patas de hipopótamo, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

El , y Regulación de las Exportaciones (SOIVRE), pertenecientes a Comercio Exterior, ha determinado la autenticidad de todas estas piezas.