El pasado mes de febrero, Agentes Medioambientales de la demarcación territorial de Talavera de la Reina informaron al SEPRONA de la Guardia Civil de que habían descubierto el cadáver de un milano real, especie catalogada en peligro de extinción, en una finca ubicada dentro del término municipal de Lagartera, así como jaulas y lazos para la captura masiva y no selectiva de animales.

Ante la sospecha de que hubiera más cadáveres, el SEPRONA, como Policía Judicial Específica en materia de , inició las investigaciones y montó un dispositivo de búsqueda en esta propiedad en colaboración con los Agentes Medioambientales, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Durante la inspección de la finca y sus dependencias se descubrieron 12 cebos impregnados de una sustancia tóxica denominada oximilo, compuesto muy tóxico que se utiliza para la fabricación de potentes insecticidas empleados en la agricultura y cuya tenencia y uso esta reservado a personal especializado y con titulación específica. En una de las naves se localizaron dos bolsas de plástico con esta sustancia tóxica.

Igualmente los agentes hallaron los cadáveres de otros dos milanos reales y tres zorros diseminados por la finca. Por estos hechos, la Guardia Civil detuvo al propietario de la finca por un delito relativo a la Protección de la Flora y Fauna y remitió las diligencias al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Talavera de la Reina.