Cuando dos patrullas de la Guardia Civil de Santa Olalla y de Escalona se encontraban prestando un servicio preventivo de seguridad ciudadana en la carretera A-5 dentro del término de Santa Olalla, detuvieron la marcha de un vehículo con matrícula que circulaba en sentido para identificar a sus ocupantes.

Los agentes comprobaron que se trataba de un hombre y una mujer de nacionalidad rusa que tenían su visado en regla, pero su actitud levantó sospechas de que pudieran estar ocultando algo, lo que motivó que la Guardia Civil realizara una inspección al vehículo, según ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

La Guardia Civil comprobó que en el maletero había 6 maletas de gran tamaño y dos bolsas de mano, descubriendo que iban repletas de tabaco ruso de distintas marcas.

Estas personas informaron a los agentes que el tabaco lo habían recogido en , y su destino era la localidad madrileña de , no acreditando que este producto hubiera pagado el impuesto de importación correspondiente.

La Guardia Civil confiscó las 6 maletas y las 2 bolsas de mano que contenían un total de 4.236 cajetillas por tratarse de género de contrabando, cuyo valor asciende a 18.582 euros.