La Guardia Civil de Argés tuvo conocimiento de conductas incívicas cometidas por moradores de unas viviendas ocupadas, de forma ilícita, en una zona residencial de la localidad de Argés, según ha informado en nota de prensa la Delegación del Gobierno.

Efectivos de este cuerpo llevaron a cabo un dispositivo en esta zona, verificando que estas conductas antisociales eran llevadas a cabo, principalmente, por los moradores de una de las viviendas, detectando también que a este domicilio acudían numerosos consumidores de sustancias estupefacientes.

Los agentes detectaron también un fuerte olor a marihuana, comprobando la existencia de varias plantas en el patio de esta vivienda y en el de otras dos del mismo barrio, también ocupadas de forma ilegal.

La Guardia Civil de Argés, que ya había comunicado a la autoridad judicial la ocupación ilegal de esta y otras viviendas, reunió toda la información necesaria para solicitar al Juzgado de Instrucción de Guardia de las correspondientes autorizaciones de entrada y registro para estos inmuebles.

Como consecuencia de estos registros, la Guardia Civil incautó 14 plantas de marihuana, que arrojaron un peso final de 76 kilos e intervino el material de un laboratorio interior en la planta baja de uno de los domicilios, que acababa de ser vaciado de plantas, así como una báscula de precisión con restos de cocaína y marihuana, fertilizantes, cuatro carabinas de aire comprimido, una radial, una lijadora, un grupo electrógeno y un compresor.

Asimismo, los agentes detuvieron a a J.R.V.V., A.G.A. y S.N.B. por un delito de cultivo y elaboración de estupefacientes, además de formular una denuncia por una infracción al Reglamento de Armas. Las diligencias instruidas por estas detenciones fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Toledo.