Durante su intervención en el encuentro informativo organizado por encastillalamancha.es en ha indicado que le preocupan los recortes en la cohesión en la nueva propuesta que se ha conocido sobre los presupuestos comunitarios y ha explicado que España en la anterior negociación ya perdió 20.000 millones en políticas de este tipo.

“No nos podemos permitir perder un milímetro de solidaridad”, ha indicado, para agregar que es necesario un pacto de estado para recibir esa solidaridad y que establezca en los anexos de los fondos comunitarios una subvención extra como sucede con las regiones despobladas del norte, para las zonas despobladas del sur.

Una referencia con la que ha asegurado que España recibiría una retención de más de 2.000 millones de euros en los fondos de cohesión, por lo que ha incidido en ese pacto de estado “para que todos juntos incorporemos en los anexos de los fondos estructurales ese plus para luchar contra el despoblamiento”.

También se ha referido a la Política Agrícola Común (PAC) y el recorte “inadmisible” en las ayudas directas que supone la propuesta para el nuevo presupuesto europeo, haciendo referencia al acuerdo aprobado este jueves en las Cortes por unanimidad de todos los grupos de pedir al que no permita recortes en este sentido.

No obstante, ha señalado que la “pelea” no va a ser en la Comunidad Autónoma sino “en el tablero” de . “No puede ser que a nuestros agricultores les pidamos que hagan todos los esfuerzos a la vez y que ellos sientan al final que son los paganinis de los nuevos retos y políticas que tenemos que hacer”, ha agregado.

Por ello ha dicho que su intención será la de cumplir con el mandato de las Cortes regionales de mantener las ayudas de la PAC y recuperar los mecanismos de intervención del mercado y los seguros agrarios para que los agricultores puedan tener acceso a una renta garantizada.

LOS RETOS DE EUROPA

Asimismo, Gutiérrez ha señalado los retos a los que se enfrenta Europa, apuntado como el primero la necesidad de liderar una nueva globalización desde los valores europeos pero también con el objetivo de frenar al populismo en la Unión y en el mundo.

Todo ello mediante acuerdos comerciales más justos, la construcción de un pilar social que garantice una mejor redistribución de los beneficios de la globalización y la construcción de una unión fiscal que, coordinando tipos y extendiendo el principio de que se paguen los impuestos donde se genere el beneficio, acabe con la evasión fiscal.

El segundo gran reto que ha señalado es el de gobernar la digitalización, para lo que ha dicho que hay que legislar y regular la actividad digital, actualizar las leyes de expresión y protección al honor y a la intimidad introduciendo las redes sociales; la capacitación, las inversiones en digitalización y llevar a cabo acciones para los excluidos por la misma.

EL INDEPENDENTISMO

Finalmente, el eurodiputado socialista se ha referido también al independentismo “radical” en Cataluña del que ha afirmado que quiere “mezclar sus lazos amarillos con la única estelada solidaria, que es la de la UE”. “Pero no se lo permitimos”.

“Sin embargo, la pelea continúa porque en Cataluña, con los independentistas, nos jugamos no solo los principios de unidad de España sino también los valores de la UE de cohesión, solidaridad y democracia”, ha afirmado.

Según ha indicado, el sentimiento de ciudadanía europea viene sostenido en el principio de solidaridad, por lo que se niega a dar “una sola gota de oxígeno” a aquellos “que, queriendo mantener la solidaridad de los alemanes, se la quieren negar a los extremeños y andaluces”.

“Es lo menos europeísta”, ha asegurado el eurodiputado del PSOE, quien ha concluido señalando que “defender Europa pasa por defender nuestros valores democráticos, la Constitución y, sin duda alguna, la unidad de España”.